Aceite de coco – grasas naturales como una forma de perder peso

El aceite de coco se ha vuelto muy popular debido a sus propiedades características de salud y belleza, así como a sus propiedades para perder peso. Es indudablemente utilizado en gastronomía, dietética, así como en cosmética. Sin embargo, una cantidad significativa de ácidos grasos saturados contenidos en él puede causar gran ansiedad. Sin embargo, no hay nada que temer, porque su construcción no es tan dañina como en el caso de las grasas animales. Ninguna persona razonable consumirá en exceso aceite de coco, por lo que una pequeña cantidad de ácidos MCT no tiene efectos indeseables en nuestro cuerpo.

Aceite de coco, sin refinar y refinado

También se conoce como grasa de coco o mantequilla de coco y no es aceite de palma. La grasa de coco se obtiene del prensado de la copra, es decir, de la pulpa del fruto de la palma de coco, y la otra de la pulpa de la colza guineana. Actualmente, el mercado ofrece dos tipos de aceite de coco: refinado y sin refinar. El primero se refina y se somete a altas temperaturas, perdiendo así muchas de sus propiedades esenciales para la salud. Su ventaja puede ser que tiene una vida útil más larga y una temperatura de humo más alta. La desventaja es la falta de un aroma específico de coco o de muchos atributos para la salud.

El aceite de coco sin refinar se prensa en frío y tiene un sabor y aroma específicos. Es una alternativa mucho mejor en términos de valor nutritivo. Según los expertos, su uso adecuado no sólo no resulta en un aumento de la masa grasa, sino que también favorece los procesos metabólicos. Por lo tanto, su precio es más alto que en el caso del aceite refinado. Se utiliza para hornear y freír, pero también en cosméticos. Su amplia aplicación lo hace hidratar y nutrir el cabello, y al mismo tiempo es un gran fármaco para diversas inflamaciones de la piel. La refinación del petróleo no priva completamente a este producto de su valor nutricional, pero resulta en una reducción significativa de su cantidad.

El aceite de coco y sus propiedades beneficiosas para la salud

  • Los atributos altamente valorados del aceite de coco para la salud están determinados por su fórmula única y, por lo tanto, por la presencia de ácido láurico y ácido caprílico, que muestran efectos beneficiosos tanto externos como internos, como lo confirman estudios científicos recientes. En el aceite de palma de coco podemos encontrar vitamina K, vitamina E, llamada la vitamina de la juventud, así como minerales como el zinc, el calcio y el hierro.
  • La combinación única de estos ácidos grasos saturados de cadena media, que tienen diferentes propiedades que las grasas animales y los ácidos monoinsaturados y poliinsaturados, hace que la absorción de todo tipo de nutrientes sea mucho mejor. Por esta razón, todo el sistema digestivo, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas están menos estresados.
  • El uso de aceite de coco en su dieta ayuda significativamente a regular el metabolismo y los niveles de glucosa en la sangre, por lo que proporciona una porción adicional de energía y fuerza vital. Tiene un efecto positivo en la prevención de la enfermedad Alzheimera, la enfermedad de Parkinson y la demencia. Esta grasa contiene sustancias necesarias para el buen funcionamiento del cerebro.
  • El aceite de coco se caracteriza por un nivel muy alto de antioxidantes, es decir, antioxidantes, que son esenciales para combatir los efectos negativos de los radicales libres. También se puede aplicar externamente en la piel, el cabello, las uñas y los dientes. Esto es el resultado de las propiedades bactericidas y antifúngicas.

El aceite de coco como cosmético

  • Hay muchos productos, cremas, lociones, acondicionadores para comprar en una farmacia o tienda. Generalmente consisten en aceite de coco. Se añade por sus propiedades nutricionales y calmantes para la salud. Se puede utilizar como cosmético natural en forma pura directamente sobre la piel o las manos, así como también como mascarilla capilar y pasta de dientes blanqueadora.
  • También se utiliza cada vez más como desmaquillante, e incluso al afeitarse, tiene un efecto hidratante. Tradicionalmente, el aceite de coco se utiliza de esta manera y regenera la piel, haciéndola más elástica y suave. El aceite de coco es adecuado para todo tipo de pieles porque refuerza la barrera protectora natural de la epidermis, pero hay que tener cuidado con él en las pieles acnéicas, seborreicas y grasas por su textura grasa. Por otro lado, es perfecto para los secos, maduros y atróficos. Al igual que en la piel, se puede aplicar al cabello que se volverá brillante y fuerte.
  • El aceite de coco será nuestro aliado en la lucha contra el acné y la irritación, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Penetra profundamente en la epidermis, elimina bacterias o microorganismos dañinos y reduce el acné, la ceguera y la decoloración. Es útil para combatir los síntomas de la piel no deseada, por lo que también es adecuado para pieles sensibles y propensas a las alergias.

Aceite de coco – efecto adelgazante

El aceite de coco parece tener un alto contenido de ácidos grasos, lo que favorece el crecimiento del tejido adiposo. Sin embargo, no hay nada más malo porque la mantequilla de coco tiene una estructura química específica que la distingue de otras grasas. Determina qué producto es fácilmente absorbido y utilizado por el cuerpo en forma de energía. El aceite de coco para adelgazar será muy útil. Acelera el metabolismo y favorece la desintoxicación del cuerpo de sustancias nocivas y productos tóxicos. Facilita significativamente la absorción de nutrientes como el calcio y el magnesio, que son importantes para el buen funcionamiento del cuerpo.

El uso del aceite de coco como elemento permanente de nuestra carta tiene como resultado el efecto de saciedad y la reducción del apetito excesivo. Por lo tanto, con un metabolismo metabólico más rápido y una mejor limpieza, contribuye a la combustión del tejido graso acumulado en todo el cuerpo y, sobre todo, en las zonas problemáticas, incluido el abdomen. Un hecho importante es también la función de control del colesterol y del azúcar. Sin embargo, debe observarse cierta moderación y no debe exagerarse la cantidad de aceite que se consume, ya que, como cualquier otra grasa, es altamente calórica.

Aceite de coco – ¿Cómo usarlo en la cocina?

Puede ser una gran opción para varios tipos de aceites, aceites, grasas animales, al freír platos. La alta temperatura de humo del aceite de coco refinado y sin refinar lo convierte en un sustituto más saludable, pero también más conveniente de usar. Además, el aceite de coco se mezcla perfectamente con platos dulces y salados, dándoles un sabor y aroma exóticos. Se utiliza más a menudo para hornear y hornear. Puede ser sustituido por mantequilla debido a su textura cremosa, es adecuado para untar el pan. También se puede añadir a sopas o pasteles.

Aceite de coco – grasas naturales como una forma de perder peso
Rate this post

About Inés

Esposa de 35 años y madre de dos hijos activos.  Perdió 30 kg después del embarazo y luchó por sus sueños. ¡Hoy no solo se ve, sino que también se siente mejor! Con el método de ensayo y error alcanzó el peso deseado.  Su siguiente éxito fue después de contar su historia en el blog. Ahora no solo le apasiona la actividad física y la alimentación saludable, sino que también escribe reseñas y aconseja sobre los suplementos dietéticos.

View all posts by Inés →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.